Las subastas judiciales, un mecanismo transparente para cancelar deudas.

Equipo LEM Loan eMarket
4 minutos
Las subastas judiciales, un mecanismo transparente para cancelar deudas.

Todos sabemos más o menos que es una subasta, pero ¿Qué tipos hay? ¿Quién puede participar?

Actualmente existen tres tipos de subastas: administrativas, llevadas a cabo por organismos como los ayuntamientos o Seguridad Social, las privadas, que son las realizadas por particulares o empresas privadas, y las judiciales, las realizadas en los juzgados y que son de las que hablaremos hoy.

La subasta judicial hipotecaria:

La mayoría de los NPL Secured, aquellos créditos con impagos superiores a un año y con garantía hipotecaria, están inmersos en un procedimiento judicial con el objetivo de recuperar la deuda. Cuando la entidad financiera notifica la demanda al deudor, este dispone de diez días o para realizar el pago u oponerse a la demanda. En caso de que se acepte la demanda o de no abonar nada, es probable que el juez decrete la convocatoria de subasta. Mediante el Edicto de Subasta, conoceremos todos los detalles de esta: el importe de la demanda, el valor de subasta o los detalles del colateral. Durante los 20 días hábiles previos, cualquier interesado puede solicitar al juzgado inspeccionar el bien.

Una vez finalizada la subasta, si ha habido postores y la puja supera como mínimo el 70% del valor de tasación, se escogerá la más alta para determinar quién será el nuevo propietario. En caso contrario, se dan 10 días al deudor para encontrar a alguien que llegue al menos a esa cantidad.

¿Qué ocurre si no hay postores?

El ejecutante puede solicitar la adjudicación del inmueble por el 70% o por la cantidad que se le deba, siempre que sea superior al 60% del tipo de salida. Si el ejecutante no hiciera uso de esa facultad, se aprobaría el remate a favor de la mejor postura que supere el 50% del tipo de salida o que cubra el total de lo debido.

¿Cuál es el siguiente paso para el nuevo propietario del bien?

El juzgado le hará entrega del Decreto de Adjudicación, que es el título de propiedad del bien. Este decreto, tras abonar los correspondientes impuestos, se inscribe en el Registro de la Propiedad.

¿Quién puede participar?

Desde 2015, todas las subastas judiciales en España se realizan de forma telemática en la web del BOE. Entre la información de cada procedimiento se encuentra la descripción del activo inmobiliario, su ubicación, las cargas económicas y la puja mínima. Para participar, se está obligado a realizar un depósito del 5% del valor fijado.

Antes de participar en un proceso de estas características, recomendamos siempre recurrir a un profesional que estudie en profundidad el expediente judicial. 

 



Artículos relacionados: