El sector financiero, ante un nuevo incremento de la morosidad

Equipo LEM Loan eMarket
3 minutos
El sector financiero, ante un nuevo incremento de la morosidad

Toda crisis lleva consigo más deuda. Crecen las dificultades de los ciudadanos para poder pagar los compromisos suscritos y el sector financiero, como acreedor, debe acometer estrategias para poder afrontar la situación. Este escenario es el que probablemente presente muy pronto España, tras la crisis provocada por la COVID-19. La pandemia amenaza con destruir una gran cantidad de empleos y hundir el consumo nacional. Por ello, la banca española comienza a tomar posiciones para hacer frente a un nuevo incremento de la morosidad.

En clave inmobiliaria, algunos players y expertos del sector ya vaticinan que el stock de créditos hipotecarios en mora puede ascender hasta los 200.000 millones de euros a cierre de 2020, un crecimiento notable sobre los 84.400 millones de euros en préstamos que se adeudaban en nuestro país hace justo un año, según la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

Los mercados europeos trabajan ya para intentar cuantificar el impacto negativo que sufrirá el Viejo Continente, mientras que se intentan llegar a acuerdos entre países para impulsar el crédito. Cabe destacar el fondo de reconstrucción suscrito por la Unión Europea el pasado 21 de julio y que le otorgará a España 140.000 millones de euros, de los que 72.700 millones de euros se percibirán en ayudas directas.

Mientras tanto, y en materia de deuda inmobiliaria, la banca española se ha preparado para sobrevivir ante una situación compleja. Según explica la firma española experta en gestión de activos, HipoGes, cliente de LEM Loan eMarket, los seis principales bancos españoles (Santander, CaixaBank, BBVA, Banc Sabadell, Bankia y Bankinter) están blindándose mediante dotaciones que suman más de 11.000 millones de euros, de acuerdo a la presentación de resultados.

Según los últimos datos proporcionados por el Banco de España, referentes a abril, la morosidad bancaria se redujo al 4,74% en abril, pero los expertos prevén un repunte notable en los próximos meses. De hecho, el Banco Central Europeo (BCE) ya ha hecho saber al mercado unos cálculos preocupantes: alrededor de 72.000 millones de euros en préstamos garantizados entrarían en mora tras la pandemia en el peor de los escenarios descritos.

Una crisis sin precedentes

La normativa para la provisión sobre la que trabajan los bancos, creada por el propio BCE en 2007, tras la última crisis, puede quedar caduca en esta nueva recesión económica. Este modelo de provisionamiento se elaboró para dar respuesta a una crisis del ladrillo y determina porcentajes en función de la cartera de crédito. ¿Será válido para la situación actual? Es complicado saberlo. Porque, si de algo no cabe duda, es de que estamos ante una crisis sin precedentes. Resultará vital estar lo más preparados posibles ante las posibles consecuencias, y que las ayudas gubernamentales y de los bancos centrales sean realmente eficientes…



Artículos relacionados: