5 pasos esenciales del Asset Management para gestionar con éxito un NPL

Equipo LEM Loan eMarket
9 minutos
5 pasos esenciales del Asset Management para gestionar con éxito un NPL

En LEM Loan eMarket tenemos muy claro que tanto si somos un pequeño inversor, como si nos dedicamos a gestionar una gran cartera de deuda inmobiliaria, debemos tener muy claros los pasos a seguir durante toda la vida del NPL para evitar sorpresas en el futuro y conseguir el máximo rendimiento posible.

Así pues, estos son los conceptos básicos para nosotros: 

1.      Definir el criterio de inversión.

Antes de decidirnos por la compra de un NPL o cartera de créditos, debemos tener muy claro nuestro criterio de inversión. Tanto si nos decantamos por invertir en zonas prime como en zonas más específicas, debemos conocer perfectamente el mercado inmobiliario y las salidas de este. A partir de aquí, podremos definir el ticket de inversión y la rentabilidad esperada.

2.      Selección de las operaciones

Una vez tengamos claras que oportunidades nos podrían interesar, nos dedicaremos a buscar aquellas que mejor nos encajen. Conociendo el importe de la deuda, la valoración estimada del colateral y repasando la nota del registro podremos realizar una primera selección de créditos para crear nuestra propio portfolio. 

3.      Análisis en profundidad y compra de la deuda

Seleccionadas las operaciones en el análisis preliminar, deberemos ahondar más en la situación del deudor, el colateral y el procedimiento judicial para no dejar escapar ningún detalle importante:

 Deudor: Revisaremos si es persona física o jurídica, si es colaborador y si está dispuesto a negociar e intentaremos saber lo máximo posible sobre su situación socioeconómica. Conocer el perfil del deudor es importante para calcular los timings de la operación.

Colateral: Además de conocer el valor de mercado, es importante visitar la finca. Nos servirá para comprobar de primera mano su estado, la situación ocupacional y tendremos feeling de la zona.

Procedimiento Judicial: Aquí el asesoramiento de un buen profesional es clave. Será importante conocer el tipo de demanda presentada, la deuda actualizada, si existe concurso de acreedores, en que juzgado cae el expediente y revisar la escritura de la hipoteca, entre otros. Una vez revisado por el abogado, acotaremos el timing máximo de la operación. 

Valorada la operación, presentaremos una oferta en firme, y si esta es aceptada, se procede a la firma de la cesión del crédito en notaria.

4.      Gestión y recuperación de la deuda

   Convertidos en acreedores, pasaremos a gestionar el expediente judicial, sin dejar de lado la negociación con la parte deudora para facilitar la gestión y recuperación de la deuda. En este caso, podemos ofrecer alternativas como, por ejemplo:

     DPO, gestionamos la venta del inmueble en el mercado a cambio de la cancelación total de la deuda.

    Dación en pago, es decir, nos hacemos con la propiedad del inmueble a cambio de la cancelación total de la deuda. Es un término que tan solo pueden usar las entidades financieras, en caso de no serlo, hablaríamos de compra-venta.

   Ejecución Notarial, una buena estrategia en caso de que nos interese mucho el inmueble, pero este tenga cargas inasumibles.

    Subasta. En caso de no llegar a un acuerdo con la parte deudora, continuaremos con el procedimiento judicial. Si nos adjudicamos el inmueble en la subasta, seguiremos tramitando la adjudicación y su posesión.

5.      Venta o alquiler del inmueble

Gestionada la deuda y ya con la posesión del inmueble, optamos por la estrategia comercial que más nos interese. O bien alquilamos o nos encargamos de la venta del mismo. Es el turno del Real Estate.

Y recuerda, contar con un buen equipo de Assets Managers y Legal es primordial.



Artículos relacionados: